Blog de Manuel Saravia

Honey-I-Shrunk-the-Kids-ant-Anthony

Cariño, el debate político ha encogido

Desde que en 1989 se estrenó la película titulada “Cariño, he encogido a los niños” no había vuelto a sentir una sensación tan grande de encogimiento como la que estamos viviendo estos días con el debate sobre el soterramiento de las vías del tren en Valladolid. Buff, qué pequeñez de argumentos.

Uno dice que si no hay dinero, “que se pinte”. Genial. Otro, que todos los políticos son iguales. Magnífico. ¿Quiénes deberían tomar las decisiones políticas: los militares, los curas, los funcionarios… o políticos de otro planeta, por ejemplo? Otro más sostiene que no se van a invertir en “permeabilización” más que 30 millones de euros. Le consta “porque se lo ha dicho un amigo”. Fenomenal. Para hacer ver lo bueno que es el soterramiento alguno habla de que “los niños y las niñas de uno y otro lado de la ciudad se puedan abrazar”, o algo por el estilo (me va a dar algo). Otros más ponen el grito en el cielo porque no se ha llevado a cabo una consulta que ellos mismos contribuyeron a imposibilitar… pero este debate sobre la consulta lo tendremos el martes. Seguro que será un debate de gran altura. A lomos de hormigas.

(Imagen procedente de http://www.cosedamamme.it/2016/01/22/20-film-da-ri-guardare-insieme-ai-bambini/)

 


1 comentario

  1. Jesús - 8 marzo, 2017 11:05 am

    Manuel, pues sigamos reflexionando con rigor y en sensata andadura sobre el soterramiento. Si es cuestión sólo de dinero y endeudamiento, y no deja de ser muy importante unas cantidades u otras, también lo será el conseguir la financiación estatal como pago de una deuda social, los barrios afectados bien lo merecen y el retorno que se obtendrá de configuración de ciudad será bien estimado; por lo que uno sigue apostando por movilizar a la ciudad ante la Administración central y regional con fechas y plazos. Que otras ciudades logren el soterramiento con diversa ejecución y financiación, bienvenido sea, nosotros también podemos hacer valer esa opción con la consecución de la financiación del ministerio de Fomento antes de tomar el camino irreversible de la permeabilización. Estudiemos la posibilidad de dicha movilización, qué acciones ciudadanas realizar, a quién implicar, evaluar la respuesta y decidir. Pienso que desde el otoño de 2017 hasta el final de la primavera de 2018 sería el calendario de la movilización. Después en el ejercicio de vuestra responsabilidad proceder por la opción que ya habeis optado y se entenderá mucho mejor.

    Responder

Dejar un comentario