Blog de Manuel Saravia

Día a día

Opiniones violentas

Anteayer se publicaba en El Mundo un artículo de Lucía Méndez titulado “La moda de ser malvado”. Hacía una observación que comparto por completo: “El pensamiento malvado está de moda”. Nada de corrección política (hay que ver cómo gusta decir que la corrección política es una sandez, y que hay[…]

Leer más »

De Canterbury a Valladolid

Cuando “las suaves lluvias de abril hayan penetrado hasta lo más profundo de la sequía de marzo y empapado todos los vasos con humedad suficiente como para engendrar la flor”, en ese momento se puede discutir de todo. Así empiezan, en efecto, los Cuentos de Canterbury, escritos por Chaucer en[…]

Leer más »

En aquella mesa

Hoy vamos a empezar por la música. Ya está. Oigamos a Zélia Duncan, con Nilze Carvalho y Hamilton de Holanda, en esta preciosa canción: Naquela mesa.*¿No es buenísima? Pero es que, además, está dedicada ¡a una mesa! El tema, al parecer, es bastante viejo. De 1972. Lo cantó entonces Nelson[…]

Leer más »

A las trincheras

¿Por qué no seguimos un poco más con Borges? Y con esta frase suya que es antológica: “Le tocaron, como a todos los hombres, malos tiempos en que vivir”. Qué pesados somos, la verdad. Nada parece nunca favorable. Los felices 20 (la Belle Époque, los Años Locos, el jazz) se[…]

Leer más »

No seamos Borges

Como sabemos, hay muy distintas formas de adquirir los conocimientos necesarios para actuar sobre las cosas. La experiencia, por ejemplo (antes muy valorada, hoy bastante poco). Las comparaciones con situaciones similares de otras épocas y lugares. El conocimiento poético (si hay “cinco formas de decir manzana” será por algo). Las[…]

Leer más »

A vueltas con la justicia poética

Si no me equivoco, hay al menos tres formas distintas de entender la justicia poética. Según he leído, esa expresión, justicia poética, la acuñó Thomas Rymer en 1678. Venía a decir que las obras literarias debían acabar bien, de manera que el crimen no quedase nunca impune y el bien[…]

Leer más »

Esclavitud y fronteras

Cuando se eliminen las fronteras (llegará el día, nadie lo dude), veremos (o verán nuestros hijos, o nuestros nietos, o los nietos de nuestros nietos; pero se verá) los episodios de las pateras del Mediterráneo o el humillante e ignominioso muro de Trump (dos caras de idéntica infamia) con la[…]

Leer más »

Nada es imposible

Recuerdo vivamente la primera vez que subí a un avión. Madrid-Barcelona. Y recuerdo perfectamente, como si fuera ahora mismo, el momento del despegue. Solo pude pensar: imposible. Es imposible. Absolutamente imposible. Y sin embargo… subió, y subió, y subió. Nada hay imposible, amigo. Cada vez que despega un avión lo[…]

Leer más »

Acuarela de Valladolid

Aunque pongo una de ellas en el encabezamiento de este post, no quiero ahora referirme a las acuarelas que se realizan en el concurso de pintura rápida de San Pedro Regalado (las hay preciosas). Sino rememorar la conocidísima canción del locutor deportivo Ary Barroso titulada “Aquarela do Brasil”. Que la[…]

Leer más »

Tres barcos

Uno: el que describe Manuel Vicent en El País (septiembre de 2017). “No hay barco más seguro que el primer barco de papel que fabricamos cuando éramos niños con una hoja del cuaderno escolar donde habíamos escrito nuestros sueños más puros”. Y concluye: Aquel velero de papel “hoy puede convertirse[…]

Leer más »