Blog de Manuel Saravia

Doscientos domingos

Aún no hemos abordado la forma de organizar la comunicación en la Concejalía. Algo que deberá hacerse cuanto antes. Por de pronto la publicidad de la agenda ya se lleva centralizada para todas las concejalías. Pero entre tanto sigo con el blog, que hasta que se decidan las formas de comunicación interna y externa, mantendré en uso con regularidad.

Cuatro años son 208 domingos. O 209, depende de cuándo se empiece y termine de contar. Y si consideramos que llevamos ya algunas semanas desde la toma de posesión como concejales del nuevo Ayuntamiento, creo que la cifra de 200 puede ser bastante aproximada del número de domingos que tenemos por delante en este mandato. Y en ellos, en esos doscientos domingos, me propongo intentar llevar un breve (tiene que ser breve) diario (más bien semanario) explicativo de lo que se vaya haciendo y propositivo de la tarea que tenemos por delante y del ritmo de los trabajos. Junto a otras anotaciones de la semana. Vamos allá.

Un relato que tendrá que estar pronto. La narración de lo que tenemos por delante, el proyecto de trabajo de los próximos cuatro años, es una de las primeras tareas por hacer. No basta con el programa electoral ni con los 103 puntos del acuerdo de gobierno. Hay que articular los cometidos previstos y construir un texto en el que se describan y expliquen suficientemente los trabajos que, tanto en la gestión ordinaria como en los proyectos específicos, tenemos previsto llevar a cabo en la Concejalía de Urbanismo.

Como las obras en la vía. Eso sí: cualquier cambio que se quiera hacer ha de compatibilizarse con el funcionamiento ordinario del día a día. Lo mismo que cuando se hacen obras en la vía y han de seguir pasando trenes. Donde parte del éxito dependerá precisamente de una buena compatibilización de ambos propósitos (la nueva obra y la continuidad del tráfico).

Temas abiertos. Por si no fuera suficiente la complejidad antedicha (nueva organización y mantenimiento del día a día) tampoco pueden esperar algunos temas. Bien porque las fechas son inexorables (plazos que acaban) o bien porque la urgencia social reclama actuar rápidamente. Y así se han iniciado en las dos primeras semanas algunas actuaciones sobre una serie de asuntos: consulta con entidades financieras sobre la posibilidad de permutar suelos por viviendas sometidas a procesos de ejecución hipotecaria; reconsideración del Campus de la Justicia; estado actual de la sociedad Valladolid Alta Velocidad 2003 (con el proyecto del soterramiento); proyecto del 29 de octubre; compromisos de coherencia en la ordenación territorial de los municipios de la Comunidad Urbana (CUVA); bases para la remunicipalización del agua; revisión del proyecto de obras para la próxima concentración de Pingüinos; y estado de conservación del mercado del Campillo.

Reuniones diversas. Además de los encuentros correspondientes a los trabajos citados también se han llevado a cabo otras reuniones, que constan en la agenda de cada día. Por supuesto, algunas de ellas han sido reuniones de trabajo con otros departamentos municipales. Pero también ha habido otras con diversidad de participantes: con representantes de asociaciones vecinales (Santos-Pilarica), con algunos particulares (sobre asuntos propios), con representantes de la administración (Psiquiatría del Hospital del Río Hortega), empresarios que ofrecen trabajos (fotografía aérea), promotores inmobiliarios (Collosa) y propietarios de suelo (empresarios de la gasolinera de Parque Alameda). Además de otras reuniones celebradas en la Alcaldía (con Avadeco, Cartif, Aguas de Valladolid, etc.). Interesa garantizar que se conozca que reuniones se hacen, cuándo, para qué y con quién. Que participen en ellas varias personas y queden al menos unas notas de lo tratado.

Nueva estructura. Por supuesto, se trabaja también en la conformación de una nueva estructura de los cometidos de la Concejalía, que ha estado en los últimos tres años organizada en torno a una idea de Gerencia que no ha funcionado. Se pretende volver a una estructura más sencilla, en la que se organicen las competencias de forma poco artificiosa. En unos pocos servicios, y contando con la gente de la casa. Habrá que exponer las ideas de la nueva organización muy pronto, para ponernos a trabajar lo antes posible. Si bien los trámites administrativos probablemente lleven en torno a tres meses.

Horario y otras normas propias. Sabemos que las rutinas también suelen ayudar. Y por eso intento, en lo que me toca, ir fijando algunos horarios, tanto de atención a las reuniones solicitadas como al trabajo de firma o al estudio y desarrollo de los temas en marcha. Y así, de la misma forma en que se van afianzando los horarios de las reuniones del grupo municipal y del equipo de gobierno, y se establecerán pronto los de las comisiones, habrá que ir ordenando igualmente otros horarios de funcionamiento interno.

El orgullo. En todo caso, no podemos (ni debemos, ni queremos) quedar fuera de las principales acciones políticas del Ayuntamiento, aunque no correspondan directamente con nuestras competencias. Tanto en la presencia en actos públicos en la calle como en algunas fiestas de barrios (Parque Alameda, Covaresa, Las Flores). Y también en el izado de la bandera arcoíris y la posterior manifestación del viernes pasado, para celebrar el Día del Orgullo Gay.


1 comentario

  1. Cristina - 4 de agosto de 2015 21:20

    Me parece un buen día para tenernos al día de todo lo que ocurre en la Concejalía de Urbanismo pero yo me quedo con los martes 🙂
    http://www.mapetitetroupe.blogspot.com.es/2013/01/el-martes-y-el-refranero-popular.html

    Responder

Dejar un comentario