Blog de Manuel Saravia

El rostro, desvivirse

Perdón. Escribo sin tener completa confianza en lo que digo. Porque después de releer Ética e infinito, de Emmanuel Lévinas (un libro de hace ya bastantes años; ed. en Visor, 1991), he revisado algunos artículos que lo comentan (Castro Serrano o Balcarce, entre otros) y ya no sé qué pensar. No sé si lo interpreto bien o es que soy un ingenuo. Pero es que el librito original sigue pareciéndome claro y útil. No sé. Quizá “el mesianismo levinasiano posea el carácter de lo impolítico”. O quizá, “en su lectura, se torne difícil resolver las problemáticas analizadas”. Pero, la verdad, yo creo que vale directamente lo que dice, sin muchos rodeos.

Lévinas expresa que la condición humana se encuentra “en el des-inter-és“. Que ser persona “equivale a no ser”. Que “vivir humanamente significa desvivirse… por la otra persona”. Que no es un lujo. Sino “su conmoción y su volteamiento por la responsabilidad para con el otro”, del que yo soy “rehén”. Lévinas escribe que la subjetividad humana no es autonomía o auto-afirmación, sino que significa “sujeción al otro, quien, de esta forma, me singulariza al asignarme la irrenunciable tarea de socorrerle y, al mismo tiempo, me arranca o libera del ser (del mío siempre) que me embruja -ofreciéndome excusas- al darme la orden en que consiste la palabra primera: No me dejarás morir”.

Porque “el rostro carga de sentido al lenguaje”. Puede en principio dominar la percepción, pero “lo que es específicamente rostro resulta ser aquello que no se reduce a ella. La piel del rostro es la que se mantiene más desnuda, más desprotegida”. Hay en el rostro una pobreza esencial. “En efecto, los relatos de guerra nos dicen lo difícil que es matar a alguien que te mira a la cara”. El rostro es significación sin contexto. Por lo general somos un personaje. Por el contrario, “el rostro es, en él solo, sentido”. Tú eres tú. El rostro es lo que no se puede matar, o, al menos, eso cuyo sentido consiste en decir: “No matarás”. El otro es rostro.

(Imagen: Live Lessons from a 90 year old. Procedente de https://www.pinterest.es/pin/413909021988699071/visual-search/).

 


1 comentario

  1. saravia - 8 diciembre, 2019 11:20 pm

    Aunque se refiere a casos excepcionales y a la mirada a través de la fotografía, el conmovedor texto de John Berger, de 1972, sobre la publicación en prensa de fotografías de la guerra de Vietnam, refuerza, en mi opinión, las ideas de arriba. «Fotografías de la agonía», en Mirar (Barcelona, G. Gili, 2001).

    Responder

Dejar un comentario