Blog de Manuel Saravia

doscientos domingos

El soberano humillado

En el curioso Diccionario de motivos de la literatura universal, de Elisabeth Frenzel (Gredos, 1980; original de Stuttgart, 1976) aparece una entrada con el título de este post: “El soberano humillado”. Porque efectivamente se trata de una “idea-fuerza” tradicional, “germinal de muchas tramas” literarias y que hoy mismo hemos vuelto[…]

Leer más »

Piedra, agua, madera, y otros animales

Ahora que se pretende construir por el Ayuntamiento de Valladolid una serie de viviendas colaborativas (con una nueva escuela taller), y que se piensa fundar esa misma construcción en el uso extensivo de la madera, vuelvo a traer un post de hace algunos años (urblog.org) en el que se valoraba[…]

Leer más »

Seguimos cenando en casa de Leví

¿Quién puede resistirse a un libro que se titula Los seis nombres de la belleza? ¿Y quién a unos Apuntes para un naufragio? ¿Y si se titula simplemente Ru (que en vietnamita significa “canción de cuna” y en francés “arroyuelo”? Los títulos nos hechizan y nos arrastran. El libro de[…]

Leer más »

El pangolín, prisionero de guerra

Un artículo de El País de hace unas pocas semanas empezaba así: “Malos tiempos para ser un pangolín”. Malísimos. Y lo cierto es que debería decir: Malos tiempos para ser un animal. Es curioso cómo, en tiempos críticos, borramos todos los debates no directamente vinculados a esa misma crisis a[…]

Leer más »

Pensar en caliente

Intuitivamente parece lo contrario. Que la razón debe construirse en frío y la poesía en los momentos de excitación. Pero ya Wordsworth lo dejó claro: “La poesía (…) tiene su origen en la emoción rememorada en la tranquilidad”. Es decir: después. Ya reposado. Pasado, y bien pasado, el éxtasis, escribiremos[…]

Leer más »

La ciudad se abre como una carta

En el encierro, que permite recuerdos, puede leerse lo que algunos dijeron hace tiempo de las casas, las calles y la ciudad. Porque se ven ahora de una forma completamente nueva. Desde las habitaciones que constituyen estos días, más que nunca, “un paisaje de paredes que respiran” (Amalia Iglesias). Con[…]

Leer más »

Trabajar con hipótesis

No se puede esperar más. Proponer medidas para recuperar decididamente la iniciativa frente a la desgracia (la tragedia) no solo es oportuno. Es obligado. Pues en medio de una catástrofe natural (o incluso en medio de una guerra, si se quisiese ver así: a estos efectos da igual la metáfora),[…]

Leer más »

La virtud en la mirada

En esta borrachera de insultos, agravios, ofensas, descalificaciones e improperios que nos invade, afrentas y cortes (¿por qué se llamarán “zascas”?) al por mayor, que vivimos cada día en las redes y fuera de ellas, se echa mucho de menos encontrar actitudes como la de Aurelio Arteta en su libro[…]

Leer más »