Blog de Manuel Saravia

doscientos domingos

Libanio

Los seis deleites

Dijo el abad de Rute que “la poesía, en general, es pintura que habla”. Perfecto. Nos vale. ¿Cómo los mejores poemas nos representan los mejores paisajes? Empecemos con Berceo, 1360: “Acaecí en un prado verde, bien sencillo, de flores bien poblado (…). Daban color las flores bien olientes, refrescaban las[…]

Leer más »
Ancient_Greek_theatre_in_Delos_01

Haciendo teatro

Hoy se han entregado los premios de la asociación de Amigos del Teatro de Valladolid. Y es una ocasión, por tanto, para hablar del significado de esta manifestación cultural. Vayamos, para empezar, con el poeta griego Giórgos Seféris. Que escribió (y hay que ver cómo me gusta): “Donde quiera que[…]

Leer más »
La luna en Parquesol

No puedo con ella

No puedo con ella. Me trae a maltraer. Me refiero a la luna, por supuesto. Tiene tantos admiradores que podríamos formar el mayor club de fans de la tierra. Cuando se llena, como el pasado lunes, quedamos embobados. Porque es en momentos como ése cuando despliega todo su poderío. Que[…]

Leer más »
Taddeo Zuccaro

Dibujar compulsivamente

La exposición que se muestra ahora en el Museo Nacional de Escultura, “Hijo de Laocoonte. Alonso Berruguete y la Antigüedad pagana”, es una buena ocasión para intentar hacernos todos, de nuevo, un poco más renacentistas. Una pizca. Porque pocos personajes pueden ayudarnos mejor que él a penetrar en el espíritu[…]

Leer más »
circa 1950:  Japanese schoolchildren on their way to school in Tokyo.  (Photo by Orlando /Three Lions/Getty Images)

Como un escolar

Hay un poema de Gil de Biedma (qué bueno era este hombre) en que se lee lo siguiente: “Y una buena mañana / la dulce libertad / elegiste impaciente, / como un escolar”. Es curioso. Pues de la misma forma en que se puede jugar a entrever en cada una[…]

Leer más »
????????????????????????????????????

Mujer sentada junto a la ventana

No hay nada como las ventanas. Por las noches son rectángulos amarillos que dan vida a las calles. Por el día meten la ciudad hasta la cocina. Permiten la privacidad. Pero también aprovecharse de lo bueno de fuera: el sol, la luz, la brisa. Ver el cielo. Y si hace[…]

Leer más »
Lucia-Berlin

Macadán y otras palabras amigas

El tristísimo libro de Lucia Berlin (yo diría que más incluso que el de Svetlana Aleksiévich, vaya racha), titulado como uno de los relatos breves que incluye, Manual para mujeres de la limpieza (Alfaguara, 2016) lleva también una brevísima narración titulada Macadán. Qué cosa más bonita. El macadán (o macadam)[…]

Leer más »
midsummer-nights-3 (1)

De noche, con las dulces sombras

Vamos a ver: ¿qué ha de tener la ciudad para llegar a ser ese espacio acogedor y completo que esperamos? Tendrá buenas calles y plazas de gran vitalidad. Pero habrá de disponer también de una serie de provechosos parques. ¿Provechosos? ¿Qué ha de ofrecer un parque para cumplir su función[…]

Leer más »
punta peligro1

Nuevas instrucciones para llorar

Entre los clásicos la cosa estaba clara. Garcilaso, por ejemplo, nos daba ya en su momento algunas instrucciones para llorar. Por cosas de amor, ya sabemos. Para él se debía oscilar “entre una entrega o renuncia al llanto, según el caso, en la medida en que se observe en el[…]

Leer más »
libros_piel_humana

Encuadernaciones

Lo sé, no me lo digan. Relacionar “libro” con “libre” es como una broma. Pero no puedo evitarlo. Allá va: los libros nos hacen libres. Nos dan la libertad. Y ya puestos, si me lo permiten, asociaría libro con liebre. Nosotros somos galgos, y los libros son las liebres que[…]

Leer más »