Blog de Manuel Saravia

doscientos domingos

La puerta del compartimento

Recojo un apartado del librito de Hans Magnus Enzensberger titulado La gran migración (Frankfurt, 1992). “La puerta del compartimento se abre de nuevo para dar paso a dos pasajeros más. A partir de ese momento varía el estatus de quienes los precedieron. Hasta ahora eran intrusos, forasteros; pero en ese[…]

Leer más »

Crickhowell, por ejemplo

Tan solo en uno de los capítulos del libro titulado Debatiendo con Piketty (varios autores, Deusto, 2018) se habla de la relación de las investigaciones del economista francés con el espacio. Me refiero al firmado por Gareth Jones (“La geografía de El capital en el siglo XXI. Desigualdad, política económica[…]

Leer más »

Ciudades sin caballos

En la película de la sesión inaugural de la 63 Seminci de Valladolid (Tu hijo, de Miguel Ángel Vivas), proyectada ayer, hay una escena en que se ve un caballo tendido en el suelo, agotado y moribundo. No parece tener otra función que la de subrayar el dolor y la[…]

Leer más »

Para la antología del cuento triste

Bárbara Jacobs y Augusto Monterroso (sí: el del dinosaurio ése que ya estaba allí) construyeron en 1990 una Antología del cuento triste, que se presentaba con esta declaración tan sugestiva: “Un buen cuento siempre será un cuento triste porque la vida misma es triste y un buen cuento concentra toda[…]

Leer más »

Regiones felices

Miremos hacia arriba una vez más. Muchos han sospechado que lo que nos gusta del cielo estrellado no es lo distinto, sino lo igual. Que lo que apreciamos en él nos lleva a pensar que todo pudiera ser allí como aquí. Pero en bien. En mejor. Lo experimentamos, sobre todo,[…]

Leer más »

Esto no es un post

Un post es una pieza publicada (post), una entrada en un blog, por ejemplo. Bueno, pues aunque lo parezca a primera vista… esto que usted lee no es un post. Veamos. En 1973 Michel Foucault publicó un ensayo sobre Magritte que se titulaba “Esto no es una pipa”. Genial. Un[…]

Leer más »

Fran Alonso sobre las ciudades

En estos días he recibido un libro de poemas y dibujos de Fran Alonso y Marc Taeger, respectivamente, titulado “Ciudades” (Kalandraka, Pontevedra, 2018). Es precioso. No me atrevo a reproducir los dibujos (¿he dicho preciosos?), pero sí algunos versos. Todos tienen en común que llevan, como si fuese un amuleto,[…]

Leer más »

De Canterbury a Valladolid

Cuando “las suaves lluvias de abril hayan penetrado hasta lo más profundo de la sequía de marzo y empapado todos los vasos con humedad suficiente como para engendrar la flor”, en ese momento se puede discutir de todo. Así empiezan, en efecto, los Cuentos de Canterbury, escritos por Chaucer en[…]

Leer más »

No seamos Borges

Como sabemos, hay muy distintas formas de adquirir los conocimientos necesarios para actuar sobre las cosas. La experiencia, por ejemplo (antes muy valorada, hoy bastante poco). Las comparaciones con situaciones similares de otras épocas y lugares. El conocimiento poético (si hay “cinco formas de decir manzana” será por algo). Las[…]

Leer más »

A vueltas con la justicia poética

Si no me equivoco, hay al menos tres formas distintas de entender la justicia poética. Según he leído, esa expresión, justicia poética, la acuñó Thomas Rymer en 1678. Venía a decir que las obras literarias debían acabar bien, de manera que el crimen no quedase nunca impune y el bien[…]

Leer más »