Blog de Manuel Saravia

doscientos viernes

Mil idiomas en las calles

Con motivo de la Seminci, estos días se oye más gente que habla otros idiomas en Valladolid. Y es fácil evocar a las grandes ciudades, o a las de frontera, o a las más cosmopolitas, donde se escucha habitualmente de todo en sus calles. Esa multiplicidad de lenguas les da[…]

Leer más »

Una hoguera en la plaza

La fiesta reclama el baile: ¿alguien lo duda? La música, la noche. El banquete y la bebida. Pero también el fuego. Bataille decía que se parece a «un incendio ilimitado” que “irradia calor y luz, inflama y ciega, y aquel a quien inflama y ciega, a su vez, súbitamente, inflama[…]

Leer más »

Pliegues

Decía Gómez Pin (en El drama de la ciudad ideal) que quien intente construir una ciudad o un paisaje “que recree la verdad” de lo urbano y lo territorial, ha de dirigirse a «la singularidad de la forma perturbada, a la intrínseca pluralidad de sus epifanías”, de sus manifestaciones. Las[…]

Leer más »

Así hablaba King

No voy a contar la historia de King, el protagonista de Una historia de la calle, de John Berger. Me limitaré a recoger, en defensa propia, algunas de sus frases más curiosas. Sobre la necesidad de escuchar la risa. “Para empezar el día, Danny necesita oír risas, como otros necesitan[…]

Leer más »

Estar en las nubes

Cualquiera que vea la imagen de esos estudiantes de derecho esculpidos en el sepulcro de un profesor de Bolonia tiene que quedar impresionado. Todos los rostros son atractivos. Pero destaca especialmente el de una mujer joven que, apoyada en el brazo izquierdo y dejando la otra mano suavemente sobre el[…]

Leer más »