Blog de Manuel Saravia

Fin del empuje

Ésa es la frase, escrita en rojo, que podía leerse esta mañana en una de las paredes entre las que se ha ido hincando el cajón del paso rodado (subterráneo) que enlazará Panaderos y Recondo con la Avda. de Segovia. Haber alcanzado ese punto significa que, efectivamente, ha concluido con éxito esa delicada operación (lo que tuvo lugar anoche, a las 3 de la mañana, con gran ajuste técnico y cierta emoción de todos los operarios implicados).

Se trata del elemento fundamental del nuevo paso inferior para vehículos, de 59 m de “longitud de hinca”. Como ya se ha explicado, partirá un carril desde la calle Panaderos y otro desde Recondo que se unirán antes de cruzar bajo las vías para formar un paso de dos carriles en sentido Norte–Sur. La anchura del cajón es de 9 m de ancho y 6,10 m de alto, permitiéndose así  mantener el gálibo vertical mínimo de 5 m y disponer de espacio suficiente para el paso de los servicios, principalmente del sistema de drenaje.

Se ha decidido que la solución de este paso inferior sea mediante hincado para que la línea férrea pueda seguir en uso durante la construcción de la estructura. De manera que, tal como se lee en el proyecto, “la técnica de hincado será el empuje oleo-dinámico”. Se ha buscado, como decimos, interferir lo menos posible en el funcionamiento ferroviario.

Más a la derecha de este cajón (desde anoche ya colocado), está, también casi concluido, el que permitirá el paso peatonal. Tiene una dimensión entre los dos lados de las vías de 37 m. y un gálibo vertical mínimo de 3,30 m. Se trata también de una estructura de hormigón armado, en este caso de 16 m de ancho. De nuevo se apunta que el marco hincado permitirá mantener en servicio el paso de los trenes durante su construcción, que, debido al reducido espacio existente en la zona de hinca (en la parte sur de las vías), será necesario distinguir para su construcción e hinca dos fases diferenciadas, mediante empuje oleo-dinámico.

De manera que las obras siguen adelante, y a buena marcha. Se van haciendo ajustes (como en todas las obras), pero es claro que avanza, que no hay paralizaciones y que lleva un ritmo sostenido. Entretanto, hoy se han reunido las mesas de contratación del proyecto de Arco de Ladrillo y de la obra de Padre Claret. No solo avanza la obra que comentamos. Todo el proyecto de integración también avanza.

(Actualización del hilo 9. Las imágenes corresponden al momento en que se encuentran los dos cajones comentados. Arriba, con los gatos que han empujado al rodado. Abajo, el peatonal en construcción).


1 comentario

  1. Guillermo Martín Cabello - 25 de julio de 2022 17:04

    Hacer pasos inferiores por el método de «cajón hincado» fue inventado ya en el siglo pasado, hace más de 20 años ¿cuánto hace que podríamos tener estos pasos hecho en Valladolid???
    Y para que sean pasos y no túneles deben abrirse a los lados lo más posible en cuanto libren la franja de las vías que debe quedar el mínimo imprescindible para pasar 3 vías en este lado norte de la estación y 4 vías en el lado sur, lo digo para el diseño del paso inferior del Arco Ladrillo, C/ Hípica, etc.
    Reitero, debe rebajarse el terreno adyacente a los pasos inferiores, tanto de vehículos como peatonales, para evitar la sensación túnel. El paso de Andrómeda se pudo hacer mejor rebajando el terreno del lado de Santos Pilarica, había espacio para ello, a ver si esta vez se mejora, del lado de los talleres hay mucho espacio para poder rebajar de forma suave.
    Ánimo

    Responder

Dejar un comentario