Blog de Manuel Saravia

La necesidad de ser críticos

Un fragmento del último libro de Tony Judt

Ayer publicaba El País un breve fragmento del último libro de Tony Judt, el historiador británico recientemente fallecido (Algo va mal, Madrid, Taurus, 2010). Y no puede ser más oportuno. Dice Judt: “La disposición al desacuerdo, el rechazo o la disconformidad -por irritante que pueda ser cuando se lleva a extremos- constituye la savia de una sociedad abierta”. La savia, la vida. “Necesitamos personas que hagan una virtud de oponerse a la opinión mayoritaria. Una democracia de consenso permanente no será una democracia durante mucho tiempo”. El autor se centra en Gran Bretaña o los Estados Unidos (los dos países que conocía mejor), pero sus comentarios bien podrían valer muy bien para nuestro país.

 Porque no estamos hablando de consensos formales (tan escasos, por cierto), sino de los implícitos consensos culturales que nos aplanan, que limitan la disidencia y la reducen, en muchos casos, a cuestiones casi anecdóticas. Veamos un ejemplo: “En Estados Unidos, a cualquier conversación sobre el tema del gasto público y las ventajas o desventajas de un papel activo del Gobierno enseguida se le aplican dos cláusulas de exclusión. De acuerdo con la primera, todos estamos a favor de que los impuestos sean tan bajos como sea posible y de que el Gobierno se entrometa lo mínimo en nuestros asuntos. La segunda -en realidad, una variación demagógica de la primera- afirma que nadie quiere que el `socialismo´ sustituya nuestra forma de vida y de gobierno tradicional y eficiente”.

En España se puede discutir sobre los impuestos y no se rechaza (creo) el socialismo como forma de gobierno eficiente. Pero lo cierto es que hay demasiados temas prácticamente indiscutibles, que sólo pequeñas minorías se atreven a plantear en la arena pública. “Hasta los intelectuales han doblado la rodilla”, dice Judt. Especialmente en el ámbito de la política económica “los ciudadanos de las democracias contemporáneas nos hemos vuelto demasiado modestos. Se nos ha aconsejado que dejemos esas cuestiones a los expertos: la economía y sus implicaciones políticas están mucho más allá del entendimiento del hombre o la mujer corrientes, de lo que se encarga el lenguaje cada vez más arcano y matemático de la disciplina”. Los “legos” no nos atrevemos a oponernos a los expertos: “Si lo hicieran, se les diría -como un sacerdote medieval podría haber aconsejado a su grey- que son cosas que no les incumben. La liturgia debe celebrarse en una lengua oscura, que solo sea accesible para los iniciados. Para todos los demás, basta la fe”.

Decíamos antes que el artículo era especialmente oportuno ahora. Pues ciertamente es fe lo que pide nuestro Gobierno para que apoyemos, acríticamente, sus recientes medidas de orden económico, laboral y social. Sin embargo, hay que abrirse a la indignación. “No podemos reconstruir nuestra lamentable conversación pública -lo mismo que nuestras ruinosas infraestructuras físicas- si no estamos lo bastante indignados por nuestra condición presente”. Y Tony Judt concluye: “Hemos de actuar guiándonos por nuestra intuición de una catástrofe inminente”.

(Imagen: Acto de oposición de grupos de estudiantes al proceso de Bolonia en Sevilla. Imagen procedente de noaboloniahistoria.wordpress.com)


4 comentarios

  1. Alberto Bustos - 27 septiembre, 2010 3:49 pm

    Ante el “Pensamiento único” que está siendo capaz de que el propio lenguaje de la izquierda suene desfasado, no nos queda otra que ser radicales. Esto no significa romper escaparates y quemar contenedores. La radicalidad es ir a la raíz real de la realidad que vivimos, buscando las causas (y causantes) y las consecuencias de las diferentes situaciones que están afianzando un modelo de exclusión social absolutamente salvaje.
    Aquellos que soñamos y queremos construir otro modelo de sociedad no debemos resignarnos a poner parches en el camino, no debemos renunciar a transformar la realidad desde cada acción cotidiana en nuestra vida o desde nuestras organizaciones.
    Es posible, Manuel, que si te defines como radical, Tuero pida que te quemen en la hoguera en la Plaza Mayor mientras replican las campanas de la catedral….aunque no creo que se llevase a cabo porque la chamusquina perjudicaría al concurso de pinchos

    Responder
    • Alberto Bustos - 27 septiembre, 2010 3:53 pm

      …Ah, por cierto…las campanas no “replican” sino que “repican”. Lo de los “replicantes” creo que era en Blade Runner.

      Responder
  2. saravia - 28 septiembre, 2010 6:12 am

    Sí, hay que ir a la raíz, aunque estemos rodeados de pinchos replicantes (efectivamente, como en Blade Runner; te ha quedado bien esa “l” que se ha colado entre las campanas: también hay políticos replicantes, ¿no?).

    Responder
  3. Latin American Model, Es una compañia de modelaje y representación de artistas de talla Internacional en todo el mundo. - 8 febrero, 2012 7:51 am

    Helpful information. Fortunate me I discovered your site by chance, and I’m stunned why this coincidence didn’t happened earlier! I bookmarked it.

    Responder

Dejar un comentario