Blog de Manuel Saravia

Propuesta sobre “empleo verde” en Valladolid

La Constelación Verde de Valladolid

El próximo miércoles se inaugura la Agencia de Innovación y Desarrollo Económico de Valladolid, por parte del Alcalde, con el objetivo de promover riqueza y generación de empleo. Consideramos que es necesario hacer una apuesta decidida por que la riqueza y la generación de empleo venga del sector verde, de un nuevo modelo económico. Por ello planteamos la siguiente propuesta que denominamos «Constelación Verde de Valladolid».

1. El problema es el paro: en la actualidad no hay otro más importante. Y lo que puede hacer el Ayuntamiento no es despreciable. En la ciudad de Valladolid (datos de noviembre de 2010) hay 25.298 parados, bastante repartido por sexo y edad, pero concentrados en construcción (4.024) y servicios (14.286). En industria 2.455 parados, y sin empleo previo 3.575.

2. En coherencia con la política social (llevada a cabo por el PSOE, y programada por el PP), de recortes de derechos, los dos grandes partidos esperan crear empleo apoyando los intereses de las grandes empresas, reduciendo la inversión pública y adelgazando el empleo público. En el entorno de Valladolid la puja por Ikea o la construcción de dos parques de proveedores a Renault son ilustrativas. Se proyecta actuar en áreas nuevas y enormes, más propicias a las grandes actuaciones, con un paisaje más cuidado y siempre menos problemático: parque científico de la Universidad, macropolígono Canal de Castilla. La reducida inversión se dirige a la Plaza del Milenio (aparcamiento y eventos), el puente de la Rondilla (tráfico rodado), adorno de medianeras (en el centro), iluminación ornamental de monumentos (en el área central), obras en el mercado del Val (aparcamiento, centro), escuela de golf, etc. Todo relacionado con la movilidad rodada y el turismo. Incluso el proyecto de Palacio de Congresos y Parador lleva esa marca: turismo, área central, grandes operadores turísticos y gran tamaño (no en vano se pretende construir “el mayor centro de congresos de Castilla y León”).

Unas inversiones, además, que casi siempre suponen despilfarro de recursos. Se habla de poner en marcha nuevos polígonos (incluso comprometiéndose con empresas, como en el acuerdo con Quesos Entrepinares, a hacerlo en plazo y lugar determinado), cuando los datos de ocupación de los existentes no lo aconsejan. Se construye un nuevo puente o un nuevo túnel sin que los estudios técnicos avalen su necesidad. Se levanta la Plaza del Milenio sin que haya ninguna urgencia de nuevos espacios de eventos. Se programa un nuevo aparcamiento en el mercado del Val contradiciendo las propuestas del Plan de Movilidad. Se propone actuar sobre las medianerías cuando evidentemente no es éste el momento adecuado (si es que se tratase de algo de interés, que lo dudamos). Y se plantea un nuevo centro de congresos a todas luces innecesario, a la vista de las instalaciones existentes en la ciudad.

3. Consideramos que hay que plantear una alternativa económica que sirva para crear empleo, que se dirija a satisfacer las necesidades de la ciudad, sea beneficiosa para el entorno y que, al diversificar la producción, nos haga menos vulnerables a las crisis. Una actuación que además debería ser singular. Que se instale en los espacios existentes, poniéndolos en valor, frente a la ocupación de nuevos suelos. Que confíe en la capacidad de empresa de la gente de la ciudad más que en el acceso de grandes empresas externas. Que se dirija a las pequeñas y medianas empresas, y no a las grandes. Que apunte hacia la rehabilitación frente a la obra nueva, en el mejor aprovechamiento de lo existente. Que no se centre sólo, ni preferentemente, en los sectores del transporte y el turismo. Que tenga visión de futuro. Y que, como hemos dicho, además sea singular; que caracterice a la ciudad.

Proponemos una actuación coherente con Plan Económico Alternativo de IU, que se dirige a la implantación de un nuevo modelo económico para el futuro. Y que mantiene continuidad con el programa municipal de IU 2007 (que se ha demostrado el más adecuado a la evolución de la ciudad en los últimos años) y el trabajo de estos años en el Grupo Municipal IU-Los Verdes.

4. Se plantea una propuesta basada en la promoción de “empleos verdes”. Son las ocupaciones o trabajos que reducen el impacto ambiental de la actividad económica. Contribuyen a conservar o restablecer la calidad ambiental, porque ayudan a reducir el consumo de energía y materias primas, las emisiones de gases de efecto invernadero, los desechos y la contaminación, y a proteger y restablecer los ecosistemas y la biodiversidad. Contribuyen a reducir la huella ambiental de la actividad económica, gradualmente. Por supuesto, los distintos tipos de empleos verdes contribuyen en diferentes medidas (hay distintas ‘tonalidades de verde’). Hay numerosos estudios, nacionales e internacionales, que revelan el potencial de este tipo de empleos. Por citar dos recientes: el informe ‘Empleo verde en una economía sostenible’, del 22 de noviembre de 2010, elaborado por el Observatorio de la Sostenibilidad en España (OSE); y el informe ‘Empleos verdes: Hacia el trabajo decente en un mundo sostenible y con bajas emisiones de carbono’, de la Organización Internacional del Trabajo, del 24 de septiembre de 2008 (el primer estudio exhaustivo sobre el surgimiento de una “economía verde” y su impacto en el mundo del trabajo).

5. Se plantea la reorientación del Área de “Empleo y Desarrollo Local” del Instituto Municipal de Empleo (creado a instancias de Izquierda Unida), con la creación de un nuevo programa, dotado de nuevos recursos y denominado “Constelación verde de Valladolid”. Basado en la singularización hacia el empleo verde y el énfasis en la rehabilitación y mejora de lo existente, en todos los campos. Dirigido a fomentar pequeñas actuaciones, pero numerosas, fundamentalmente en los barrios y en los polígonos existentes. Un programa que es un verdadero “plan de acción” que pretende movilizar a la ciudad y la ciudadanía ante los problemas del paro y del cambio climático, que pueden tratarse, con ventaja, de forma integrada. Este plan incluye diversas actuaciones con las que se persigue el cambio de actitudes de las personas de Valladolid, sus empresas, instituciones, agentes sociales y entidades ciudadanas, dando prioridad a la interrelación entre ambos asuntos, el paro y el cambio climático. Se plantea con una fórmula austera, dentro de un órgano existente, sin crear nuevas instalaciones o agencias, aprovechando, precisamente, lo existente.

6. Aunque su configuración es modesta, austera, sus objetivos son amplios. Se pretende, con esta propuesta:

1º. Impulsar la creación de un parque empresarial disperso, discontinuo y diverso, constituido con parcelas, suelos y edificios de propiedad pública, distribuidos por toda la ciudad (empezando por los barrios) y rehabilitados al efecto. Se cederían (temporalmente) parcelas o locales (según los casos) para instalar empresas verdes, de distinto tipo. Se actuaría a través de VIVA, y en colaboración con la Cámara de Comercio e Industria de Valladolid, Sindicatos, Empresarios, y otras entidades públicas y privadas. En principio se cuenta con varias decenas de parcelas (en su mayor parte dotacionales) y edificios públicos vacíos, o espacios libres sin uso que podrían destinarse a esa función. Este parque disperso, mezclado con la ciudad, cobijará actividades de producción (usos compatibles), diseño, investigación y desarrollo, en los ámbitos propios de la ecología urbana y el empleo verde, y en materias relacionadas de forma directa o indirecta. Tendrá una imagen característica (tras la rehabilitación, edificios blancos y jardines verticales, por ejemplo; que con el tiempo estarían enlazados virtualmente mediante recorridos arbolados característicos, que cambian con las estaciones).

2º. Intermediar entre empresas y demandantes de trabajos verdes (con un funcionamiento semejante al de las agencias públicas de alquiler). Impulso a la formación de cooperativas ciudadanas para producir energías renovables o cualquier otro objeto de carácter medioambiental. Se desarrollará en colaboración con los Sindicatos y las asociaciones empresariales.

3º. Generación directa de trabajos verdes. Por ejemplo, en el campo de la construcción impulsará los programas de rehabilitación general de la ciudad (tanto de edificios públicos, adecuándolos medioambientalmente, como del Plan Municipal de Rehabilitación Ecológica que habrá que diseñar, ampliando notablemente el alcance de las actuaciones actuales (“Media Ciudad”). Se desarrollará con VIVA. O también el desarrollo de auditorías ecológicas urbanas y de edificios. O la extensión (y reconsideración) del programa de huertos urbanos. Etc.

4º. Los programas de asesoramiento a trabajadores y emprendedores, diagnóstico de la realidad socioeconómica, de formación para el empleo y talleres de empleo, de fomento del espíritu empresarial, asesoramiento empresarial o de apoyo a empresas innovadoras o de base tecnológica dedicarían apartados específicos al empleo verde. La colaboración con la Universidad incluiría igualmente, de forma preferente, la investigación sobre este campo de actividad (controlando la transferencia de resultados para evitar el binomio investigación pública – beneficio privado).

5º. El área de información para el empleo dedicaría un apartado específico sobre los empleos verdes y la sensibilización ciudadana en su valoración. Se trata, en este último caso, de concienciar a la ciudadanía y empresas para que adapten sus hábitos y actitudes a las necesidades de un nuevo tiempo marcado por la lucha contra el cambio climático.

7. Algunas actividades que podrían impulsarse (en un catálogo, obviamente, inicial, no exhaustivo):

– Rehabilitación arquitectónica y urbana. Esto da margen para la creación de puestos de trabajo en los sectores relacionados con ese propósito: sistemas de calefacción y refrigeración eficientes, aislamiento térmico, energía solar fotovoltaica, solar térmica, sistemas de aprovechamiento de aguas fluviales, materiales de construcción reciclados, etc. Iluminación, aparatos y equipo de oficina con uso eficiente de energía; reconversión arquitectónica; edificios verdes (ventanas, aislamiento, materiales de construcción, sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado con uso eficiente de energía); casas solares pasivas, edificios sin emisiones, etc.

– Energías alternativas: lo ya señalado con respecto a la solar fotovoltaica, pero también la biomasa a partir de la limpia de pinares, etc. Gasificación integrada / retención del carbono; cogeneración (producción combinada de calor y electricidad, controlada); energía eólica (controlada), hidroeléctrica en pequeña escala); etc.

– Actividad agrícola también en la ciudad, en zonas periurbanas fundamentalmente. La recuperación de suelos y forestal, el desarrollo de biocidas naturales, etc. también pueden generar empleo y diversificar el tejido económico local. Huertos urbanos (reconsiderados); métodos de cultivo orgánicos; proyectos de reforestación y forestación.

– La apuesta por la agricultura ecológica debería ir acompañada con la promoción de redes de distribución locales, comarcales o regionales, que apuesten por los productos locales, por la reducción de las distancias de transporte de los productivos y por la eliminación de intermediarios. La agricultura, el pequeño transporte y el comercio de proximidad deben ser aliados frente al monopolio de las grandes superficies y las grandes redes de distribución. Comercio local (impulso a la calle comercial), con promoción de productos eficientes y ecoetiquetas; nueva economía de los servicios (más venta de servicios, menos de productos).

– Relacionados con el ciclo del agua. Tratamiento y depuración de aguas residuales; conservación de suelos, eficiencia de los recursos hídricos;

– Otro sector a potenciar es el del reciclaje y reutilización de materiales, que también es capaz de generar empleos de alta y baja cualificación, y contribuye al cierre de ciclos de materiales. Reciclado; responsabilidad ampliada del productor, aceptación y reelaboración de los productos después de su vida útil; desmaterialización; durabilidad y reparabilidad de los productos.

– El transporte público. Habrá que apostar también por una industria, con un alto componente de innovación, que trabaje en el diseño y construcción de vehículos para el transporte colectivo, urbano y de cercanías (también, por ejemplo, desde los talleres de Renfe).

– Logística urbana con vehículos eléctricos; vehículos con menos consumo de combustible; vehículos híbridos-eléctricos, eléctricos y con pilas de combustible; vehículos compartidos; transporte no motorizado (bicicleta, caminar) y cambios en las políticas de utilización de la tierra y pautas de asentamiento (para reducir la distancia y la dependencia del transporte motorizado). Planes de movilidad a los centros de trabajo, organizando sistemas alternativos al acceso privado.

– Promover el autoempleo mediante sociedades cooperativas responsables social y ambientalmente. Al apostar por redimensionar la economía, hacia actividades útiles socialmente en el entorno más cercano, hay más posibilidades para empresas menores gestionadas cooperativamente y, por tanto, con menos exigencia de beneficios, que deberían ser primadas también en las contrataciones públicas.

– Ecoindustria, manufacturas; técnicas de producción limpia (evitar las sustancias tóxicas); “de la cuna a la cuna” (sistemas de ciclo cerrado).

– Turismo sostenible. Gestión de congresos on line. Actualmente es tradicional realizar y participar en congresos que reúnen ponentes y expositores en un sólo lugar. Sin embargo, este formato de actualización y aprendizaje tenderá a desaparecer o reducirse de manera sustancial en un futuro cercano.

– Nuevos perfiles profesionales verdes. Servicios ambientales a empresas: auditor ambiental y energético: elaboración de estudios de impacto ambiental; evaluación de riesgos en el medio ambiente laboral; diseñador de sistemas de gestión medioambiental en las empresas; control y medición de contaminantes ­aguas, atmósferas, suelos­; consultor medioambiental; promotor medioambiental; guía de observación de especies protegidas; diseñador de programas de educación ambiental; analizador de costes medioambientales; monitor-guía de ecoturismo, etc.

(Imagen procedente de http://www.ecologismo.com/tag/trabajo/)


6 comentarios

  1. Carmen - 11 enero, 2011 1:19 pm

    Bonito, muy bonito. Y posible. Y si le sumamos el aspecto de los cuidados, la cuidadanía… sería tan agradable vivir en una ciudada así…

    Responder
  2. Pingback: Izquierda Unida apuesta por vincular el empleo al cambio de modelo y el sector verde « IU Valladolid 2011: elecciones municipales

  3. Alberto Bustos - 16 enero, 2011 7:51 pm

    El reto es crear unas estructuras económicas solidarias no excluyentes, no especulativas, donde la persona y el entorno sean el eje, el fin y no el medio para conseguir una condiciones dignas para todas las personas (Tomado del texto de presentación de REAS-Red de Redes de Economía Alternativa y Solidaria)
    Pues eso…que es importantísimo que una administración local pueda favorecer la creación de experiencias como las que aparecen en el siguiente enlace sobre buenas prácticas de economía solidaria:
    http://www.economiasolidaria.org/buenas_practicas_videos

    Responder
  4. saravia - 25 enero, 2011 3:09 pm

    Gracias, Carmen y Alberto, por los apoyos. Seguiremos intentando dar forma más definida a la propuesta.

    Responder
  5. Pingback: Izquierda Unida apuesta por vincular el empleo al cambio de modelo y el sector verde | Izquierda Unida de Valladolid

  6. Gestión laboral de empresas - 14 febrero, 2013 9:02 am

    If you desire to increase your familiarity
    just keep visiting this site and be updated with the newest news update
    posted here.

    Responder

Dejar un comentario