Blog de Manuel Saravia

¿Tendría 14 euros, señor Blanco?

No sé. Seguramente estaré equivocado. Pero no puedo evitar verlo con malos ojos. Acaban de pasar al cobro a Izquierda Unida un recibo de 14,80 euros por haber puesto en la calle Mantería y Plaza Circular en el mes de marzo último dos “mesas informativas” (ahí está el hecho imponible), durante dos días, ocupando un total de 4 m2 (puede verse en el detalle de liquidación). Si, sí: empiezas con dos mesas y acabas poniendo una tienda de muebles. Eso no puede ser, claro. Imagínese usted que cada uno pone su mesa para lo que quiera. Ya. Además no se queje: no han aplicado ningún aumento ni gravamen. Eso es cierto, deberíamos estar agradecidos. Desde luego.

Seré muy quisquilloso, pero la verdad es que no acabo de verlo bien. Además, a estas alturas del mes, 14 euros se notan. Y más aún, tengo la impresión de que nos cobran por fastidiar, para amedrentar o algo así. Miro y repaso la ordenanza de “puestos u otras instalaciones en terreno de uso público” y no acabo de ver exactamente qué nos aplican. En el detalle de liquidación se lee: “Instalaciones y puestos de venta”, pero IU no vendía nada. Bueno, sí: se repartían ideas, pero gratis. Por otro lado, la multiplicación está bien hecha: 1,85 (tarifa para el primer tramo) x 4 (número de metros cuadrados) x 2 (número de días) da, efectivamente, 14,80 euros. Ahí no hay queja. Creo que el tamaño de la mesa lo han calculado a ojo. Y también el tiempo. No sé: quizá pudieran haber cobrado unos céntimos menos.

El caso es que, por más vueltas que le doy, sigue sin gustarme. La partida presupuestaria es real, existe: 311.06. Y el tributo estoy casi seguro que es el 255. En esos puntos tampoco hay queja. Ni en el número de liquidación. Y al seleccionar la ordenanza aplicable, también parece que han sido comprensivos. Deberíamos estar agradecidos. Nos han clavado la Ordenanza Fiscal Reguladora de las Tasas por Utilizaciones Privativas y Aprovechamientos Especiales del Dominio Público Municipal (el nombre mismo ya asusta, ¿no?). Pero podían habernos aplicado el Reglamento de Muebles Abandonados (la mesa no estaba muy allá), y habría sido peor. O la Ordenanza Municipal sobre Protección de la Convivencia Ciudadana y Prevención de Actuaciones Antisociales: habría sido muchísimo peor. O la del ruido. O la de Medio Ambiente. Ya digo que creo que en ese sentido hemos salido bien parados.

Pero no sé. En el apartado VII de la ordenanza del Dominio Público, que creo que es el aplicado aquí, nos encontramos con buenas compañías: puestos de helados, espectáculos circenses, rodajes de películas. Qué interesante. Evidentemente, el problema era la mesa: “Cuando las ocupaciones de suelo de dominio público para realizar espectáculos, actividades recreativas, promocionales o de propaganda, prácticas de conducción o seguridad vial y similares no precisen instalación alguna, sino únicamente una acotación de la superficie ocupada o reservada, la tarifa fijada se reducirá en un 50%”. Maldita mesa: sólo habrían sido 7,4 euros.

Pero insisto: sigo sin verlo. Porque, fíjense: nos cobran (ver el art. 43.A) como “instalaciones y puestos de venta o exposición autorizados, así como las ocupaciones para la realización de espectáculos y actividades recreativas y de promoción”. Teníamos autorización, eso está claro. Pero no vendíamos nada. Ni se trataba de ningún espectáculo, ni recreo, ni promoción. ¿Exposición? Tampoco. No se exponía nada; se daban explicaciones y argumentos. Pero exponer no. ¿Entonces? Pues eso: amedrentar. Por eso, para futuras redacciones de esta ordenanza, si tienen ocasión de volver a redactarla (cosa que dudo) el Partido actualmente gobernante podría dejarlo más claro. Bastaría con añadir: “Y cualquier mesa que ponga la oposición, sea para lo que sea”. Entretanto, ¿nos podría prestar los 14 euros de este año, señor D. Alfredo Blanco?

(La imagen del encabezamiento corresponde al Parking Day del pasado 23 de septiembre de 2010, en una foto de la Asamblea Ciclista. ¿Cómo se calculará el coste? Las mesas de parchís no salen en la ordenanza, pero el conjunto se podría considerar parte del rodaje de una película: al fin y al cabo se hicieron fotos. A los niños se les podría aplicar la ordenanza antivandálica, y la bici aparcada podría tomarse como mueble abandonado. Total, calculo yo unos 30 euros. Ya podemos ir ahorrando).

 


3 comentarios

  1. Alberto Bustos - 17 octubre, 2010 8:34 pm

    El tema es muy serio. Estamos hablando de que se limita la comunicación entre las personas en un espacio que es de todos:la calle.Hablamos de un lugar de encuentro, de convivencia, de relación, de diálogo…de vida.Las personas necesitamos encontrarnos y comunicarnos y, si es posible, en lugares que no obliguen al consumo.El lugar para poder hacerlo es la calle.Allí podemos contar a otros lo que hacemos, lo que pensamos, pedir su opinión y compartir retos y vivencias. !No hay otro sitio!¿Por qué no voy a poder contarle a mi vecino lo que yo pienso sobre temas que nos afectan? ¿por qué no puedo poner una silla para hacerlo más cómodamente? ¿Por qué no puedo poner una mesa para apoyar un papel?
    Si se considera que supone un estorbo grave para la circulación, o que lo dejo todo hecho un asco, o que hago un ruido insoportable…hay suficiente legislación para ser aplicada. Pero si no daño a nadie con mi charla entre amigos, !no se nos puede limitar una de las funciones que nos distiguen del resto de los animales!
    Hace unos días, algunas personas que militamos en diferentes organizaciones, hablamos casualmente de esto ya que le está pasando a diferentes asociaciones y colectivos.Tuvimos muy claro que no lo podemos consentir, porque, como decía mi abuela, mientras ocupaba la vía pública sentada en su sillica a la puerta de casa !Esto ya pasa de castaño oscuro!

    Responder
  2. Blancanieves - 21 octubre, 2010 9:16 pm

    El próximo día ponemos un mantelito a cuadros y unas tazas de té sobre la mesa y lo mismo piensan que es un Tea Party y no nos cobran. O si nos van a cobrar de todas maneras ponemos a una echadora de cartas para leerle el futuro (muuuu negro)al Señor Alcalde.

    Responder
  3. saravia - 23 octubre, 2010 8:27 pm

    Alberto reclama que se dé importancia a esta cuestión: así ha de ser. Por mucho que se haya tratado con humor (en el post, pero sobre todo en el comentario tan ocurrente y divertido de Blancanieves), el asunto es grave, porque nos lleva en una dirección nefasta, desde luego.

    Responder

Dejar un comentario