Blog de Manuel Saravia

El lobby europeo de la infraestructura de transporte

Grupos que influyen decisivamente en los gobiernos

No alberguemos muchas esperanzas de autonomía. Lo que diga un determinado plan, por muy general que sea, queda subyugado por lo que establezcan los grandes intereses nacionales; o mejor aún, europeos. La inmensidad de las Redes Transeuropeas de Transporte (TransEuropean Networks, TEN) aplasta a cualquier corporación municipal díscola. Los más de 150 megaproyectos que se previeron a finales de los 90, y que debían estar concluidos en 2010, con miles de kilómetros de nuevas autopistas, enlaces de trenes de alta velocidad, nuevas vías para trenes de carga, ampliación de aeropuertos y canales navegables. ¿Alguien los ha hecho realmente frente? ¿Alguien ha condicionado, o siquiera inquietado, su desarrollo?

Poco importa que el tráfico por carretera se haya incrementado muy por encima de los límites ecológicamente sostenibles (Greenpeace calculó que los proyectos de las TEN ocasionarían un aumento del 15-18% en las emisiones de gases de efecto invernadero). Poco importa nada, cuando detrás están British Petroleum, Petrofina, Shell y Total; los fabricantes de coches DaimlerChrysler, Fiat, Renault, fabricantes de productos electrónicos y otros componentes para el automóvil como Pirelli y Pilkington, empresas constructoras de trenes de alta velocidad como Siemens y ABB, y compañías constructoras de carreteras como Titan Cement. Más aún: ese mismo programa de las TEN ha sido el que ha permitido reestructurarse a esas mismas empresas. Más y más: La cooperación entre esas multinacionales y la Comisión Europea ha sido apabullante. Han sido y son mucho más que amigos. Incluso algunos directivos de tales empresas han alardeado públicamente de cómo la Comisión recogía sus propuestas. “Cuando la ERT (European Roundtable of Industrialist) habla, los gobiernos escuchan y toman nota” (AA.VV, Europa S.A., Barcelona, Icaria, 2002).

En 1993 se creó, desde la citada ERT, el ECIS: Centro Europeo para el Estudio de las Infraestructuras (European Centre for Infraestructure Studies). Duró los cuatro decisivos años 1993-1997. Su fundador: Humberto Agnelli, de Fiat. Entre sus miembros se encontraban gobiernos regionales y nacionales, ayuntamientos, instituciones de la Unión Europea, institutos de investigación y grandes empresas. La indecente amalgama público-privada del ECIS organizó encuentros “para educar” a los funcionarios afectados. Y elaboró informes decisivos para los acuerdos políticos sobre transporte. Nadie se preguntó por los intereses que había detrás de esos informes. Las presiones vienen actualmente, entre otros, de la FIEC (Federación Europea de la Industria de la Construcción) y la tramposa ECST (Coalición Europea para el Transporte Sostenible), liderada por la agresiva Federación Internacional de Carreteras (IRF). Esta última proclama que el transporte por carretera es la forma de movilidad más sostenible.

(Imagen de cabecera: la E-39, en Noruega. Procedente de http://www.roadsuk.com/images/img_euroroute_002.jpg)


6 comentarios

  1. saravia - 30 julio, 2010 6:00 pm

    Otro lobby nacional del transporte: «Alsa y Avanza son los dos grandes rivales del transporte regular de viajeros en España, pero, en esta ocasión, se han unido contra la reforma planteada de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (LOTT), que, en su opinión, amenaza su posición de liderazgo y la del resto de compañías que operan bajo el régimen concesional español. Para influir sobre la opinión del Gobierno, los dos líderes han decidido crear un lobby, al que se ha sumado otra decena de empresas de menor tamaño. En teoría, esta plataforma empresarial, similar a otras iniciativas sectoriales como el G-14 en el mercado inmobiliario, trabajará de manera autónoma y al margen de las dos patronales del sector: Fenebús y Asintra. El grupo nuevo de presión, que ya ha celebrado varias reuniones para analizar los avances de la ley de economía sostenible, ha contratado los servicios de profesionales de reconocido prestigio para llevar adelante su campaña. Entre ellos, destaca Emilio Ontiveros, presidente de Analistas Financieros Internacionales (AFI)». (Leído el 1 de marzo de 2010 en Expansión).

    Responder
  2. saravia - 30 julio, 2010 6:09 pm

    En la presentación de Patton Boggs LLP (www.pattonboggs.com) este lobby presume de triunfos como el de “haber jugado un papel destacado en el recuento de votos en Florida” en el año 2000. Y para lo que nos interesa ahora, del siguiente: “Realizar con éxito gestiones de lobby entre los líderes del Congreso que garantizaron fondos para infraestructuras de transporte en el desarrollo de un centro de investigación de biotecnología en Winston-Salem, N.C., apoyando iniciativas de desarrollo de infraestructuras de transporte a gran escala, incluyendo la construcción de una nueva red de carreteras, que conectarán las zonas urbanas colindantes”.

    Responder
  3. fernando_mh - 30 julio, 2010 9:45 pm

    (disculpas por el offtopic)

    Acabo de caer por aquí, siguiendo la recomendación de Juan, y me ha sorprendido gratamente la calidad y seriedad de este blog.

    Que sepas que tienes un suscriptor y lector más, aunque no muy frecuente comentarista.

    Salud.

    Responder
    • saravia - 6 agosto, 2010 6:49 am

      Muchas gracias por el interés y el apoyo. Contamos con tus colaboraciones: aunque no sean muy frecuentes, serán valiosas. Saludos.

      Responder
  4. saravia - 2 agosto, 2010 7:17 am

    Un nuevo asunto para discutir en este campo es el del coche eléctrico. Se presenta como solución sostenible al coche convencional, o tradicional (o «térmico»), pero no lo es en absoluto. «Eléctrico, pero coche», hemos dicho en alguna ocasión. Hoy se publica un resumen de la mesa redonda que hubo en la Universidad Menéndez Pelayo sobre el tema, con el siguiente titular: «El eléctrico será el segundo coche». Lluis Padial, con un fresco descaro, dice que «aún queda mucho por hacer para fomentar la demanda, algo que podrá lograrse con el aumento de los puntos de recarga». El problema básico del eléctrico sigue siendo su escasa autonomía, pero se solucionará. El subdirector de políticas sectoriales de Industria, Timoteo de la Fuente, también con fresco descaro nos anuncia: «El objetivo es tener 350.000 puntos de recarga en 2014, y un millón de vehículos eléctricos; pero hoy hay 24 millones de coches en las calles». Hay que tener las ideas muy claras sobre este asunto.

    Responder
  5. Pingback: infraestructura de redes | 7Wins.eu

Dejar un comentario