Blog de Manuel Saravia

Valladolid como Amsterdam

Un texto inicial

Las mujeres mayores a las que nos cuesta andar, las niñas que queremos ir al colegio solas, los ancianos que salimos a pasear despacio cada tarde, los discapacitados motores, los peatones en general. Los que, por salud o por deporte, nos gusta caminar para ir a los sitios, los que lo hacemos sólo por gusto, para “degustar las distancias, los detalles intermedios, la lenta modificación de las perspectivas”. Quienes buscamos nuestras oportunidades yendo aquí o allá porque nada tenemos, los que vamos a nuestro trabajo andando, quienes queremos simplemente poder recorrer la ciudad y el campo sin tensión, con tranquilidad. Quienes entendemos que no basta con poder llegar, pues importa, sobre todo, cómo se llega a los sitios. Todos nosotros vamos a cambiar la movilidad de esta ciudad, devolviéndole su naturalidad, su lógica, su justicia.

1. Dos grandes paseos como elemento básico

Proponemos entender la ciudad de Valladolid, por encima de otras consideraciones, como un lugar de encuentro de caminantes, como una encrucijada de viejos caminos. Y por eso proyectamos “reconstruir” dos paseos fundamentales y el compás que los articula, de manera que lleguen a protagonizar la movilidad urbana. No los coches: los caminantes.

Pretendemos recuperar el paseo originario de la ciudad, el paseo “entrepuentes” que enlaza, atravesando por completo la ciudad, la explanada de Simancas delante del Archivo con la campa de Palazuelos, al otro lado de Cabezón. Y desde él, abriéndose en compás desde la plaza misma de Zorrilla, recuperar otro paseo, dirigido ahora hacia el Sur, hacia Laguna y Boecillo, hacia Olmedo y Madrid. Les hemos puesto un nombre provisional, pero significativo: Paseo del Océano (el que se dirige al mar), y Paseo de África (el que se dirige al sur).

Serán unos paseos amplios, muy amplios, y arbolados (densamente arbolados). Continuos y directos, tendrán prioridad sobre otros tráficos. Y tendrán tanta potencia como las autovías. Los senderos serán breves, pero la arboleda amplia: ¿por qué los paseos no han de verse desde Google o desde el avión, si queremos que organicen la movilidad? Serán muy poco costosos, y servirán para el turismo y el deporte, para recuperar ejes históricos y para “andar por salud”; pero también para enfatizar el derecho a la movilidad de quien tan solo camina.

2. La movilidad de otros ciudadanos que la ciudad protege

Los paseos se diseñan para poner en marcha un cambio radical de la concepción de la movilidad urbana, que debe estructurarse a partir de los elementos peatonales, y no de las infraestructuras para coches. Un cambio que se funda en la idea de que todos somos peatones, en la movilidad de las últimas personas. La referencia para pensar la movilidad no puede ser el “automovilista tipo”.

Pero hay grupos concretos de personas que requieren mayor protección social para mejorar sus condiciones de movilidad. Y para ellos se programan también actuaciones específicas. Para la seguridad de los niños se pondrá en marcha el “camino escolar”, siguiendo el ejemplo de lo realizado en Barcelona, con la colaboración activa de los comerciantes (¿quién ha dicho que los de Valladolid no son amables?). Para mejorar la sensación de seguridad de las mujeres en la noche se implantará en el transporte público el servicio “entre dos paradas”, que permitirá a las mujeres bajarse de los autobuses urbanos entre dos paradas por las noches, para así estar más cerca de sus destinos. Y para mejorar la autonomía de los discapacitados motores simplemente se cumplirá y hará cumplir la normativa vigente, suficientemente completa, pero en ocasiones olvidada.

En general se verá un cambio de actitud en favor de los peatones. Habrá cruces en diagonal cuando sea preciso. Se acabó el naranja intermitente de los semáforos que permite pasar a los vehículos cuando lo consideren oportuno, pero no a los peatones. Todos somos igual de responsables: o rojo para todos, o todos pasamos cuando lo creamos conveniente. Se dispondrán muchos más pasos de peatones (hay demasiados casos inadmisibles, de calzadas de imposible cruce o interminables rodeos. Se establecerá un programa municipal de “Mortalidad Cero” en accidentes de tráfico. El centro urbano será “zona 30”. Y se fomentarán los espacios compartidos, como en San Miguel, precisamente por seguridad: el paso es menos relajado para los coches, pero más responsable para todos.

3. Otra movilidad es posible para todos

Seremos mucho más sensibles a la movilidad de los ciudadanos últimos. Pero con esa actitud finalmente se mejorará la movilidad para todos. Pero es necesario comprobar, cuanto antes, que otra movilidad es posible. Por eso nos proponemos realizar también, desde el primer momento, cinco actuaciones claramente demostrativas, que ayuden a cambiar las actitudes.

La primera, formar un recorrido de transporte público en espacio exclusivo. En principio, formando un carril exclusivo para el autobús, que más adelante podría albergar un tranvía (según determinasen los estudios técnicos), y conectando el campus universitario Miguel Delibes con Laguna de Duero, pasando por la estación de ferrocarril. Sería el inicio de un sistema de transporte público mucho más potente.

La segunda, una actuación para consolidar la movilidad ciclista como elemento básico de la nueva movilidad. Crear un amplio carril bici hasta el Parque Tecnológico de Boecillo, donde se dispondría un gran aparcamiento de bicis, y promover en él planes de empresa de movilidad que favorezcan el modo ciclista en combinación con el transporte público.

La tercera, actuar sobre los aparcamientos. La política que se ha llevado hasta ahora, profundamente equivocada, ha tendido, además, a servir a intereses muy concretos de empresas constructoras, que es necesario denunciar. Pero es que además se ha actuado contra lo recomendado en el propio Pimuva (Plan de Movilidad de Valladolid). Proponemos la creación, en principio, de dos grandes aparcamientos efectivamente disuasorios (alejados varios kilómetros del centro urbano y combinados con el transporte público).

La cuarta actuación se dirige a los coches. Hay que cambiar las pautas, pero lo vamos a hacer poco a poco. Por eso en principio mantendremos las obras en marcha. Pero sabemos que también se puede desinstalar. Crear nuevas rondas induce nuevo tráfico y quitar infraestructuras lo reduce, lo “evapora”. Hay múltiples ejemplos de “desinstalaciones” efectivas. Pero ya hemos dicho que no vamos a eliminar obras en curso. Aunque sí vamos a suprimir propuestas de nuevas ampliaciones, aún no realizadas.

Y vamos también, en quinto lugar, a defender la realización de al menos un barrio sin coches que pueda servir de modelo de un cierto estilo de vida. Que sirva para demostrar que los estándares de plazas de aparcamiento que exige la legislación de la Junta de CyL favorecen el aumento del tráfico rodado y son inconvenientes. Promoveremos, por tanto, cambios legales en ese sentido.

4. Una gestión basada en modificar los comportamientos de movilidad

Buena parte de las propuestas anteriores no implican la realización de nuevas obras. Se resuelven en las oficinas, mediante actuaciones políticas o de gestión. Hay otras medidas que podrían también tomarse que son de esa misma naturaleza. En algunas ciudades se han establecido, con gran éxito, tasas para el acceso al centro. En otras, directamente se ha suprimido el acceso de vehículos (salvo residentes) en una amplísima área central. Pero no vamos a plantear aquí ni tasas ni cierres. Vamos a proponer tres medidas de gestión muy claras.

Por un lado, la revisión del planeamiento de la movilidad. Aprovechando el citado plan actual (Pimuva) como punto de partida, y el “efecto demostración” que tendrán las medidas planteadas, redactaremos una revisión del Plan Integral que extienda ordenadamente esas pautas comentadas a toda la ciudad. Un plan de mucho mayor ámbito, que en los aspectos básicos incluirá a los municipios del entorno de Valladolid, y se redactará por consenso con todos ellos.

Se hará un gran esfuerzo de gestión para conseguir la puesta en marcha de un servicio de transporte metropolitano de autobuses que aumente las frecuencias y permita moverse con un solo billete.

Lo tercero, básico, incrementar el gasto en información y acción social. Porque pretendemos asentar nuevos valores en la movilidad urbana, capaces de modificar comportamientos. No se trata tanto de gastar en nuevas obras como de hacerlo en educación.

Las encuestas indican que se valora extraordinariamente mal la movilidad urbana de Valladolid. La inversión realizada en la última década ha favorecido, muy por encima de todos los demás, un modo de moverse en vehículo privado. Es evidente que no se trata de construir más y más aparcamientos (¿cuánto habrá que agujerear el centro?), ni de hacer más y más rondas y desdoblamientos (¿cuántas nuevas barreras, cuánto suelo para la velocidad?). Entre tanto, el transporte público sigue perdiendo usuarios. Algo va mal. Entendemos que el problema es de fondo, de planteamiento. Y como nosotros lo entiende también la inmensa mayoría de los organismos europeos especializados.

El primer problema está en considerarnos como automovilistas. Pues también, y antes que nada, somos todos peatones. Y como tales construiremos una movilidad urbana basada en la igualdad. Un proyecto de largo alcance que haremos entre todos. Existen muchos ejemplos en los que podemos inspirarnos. Quizá uno de los mejores sea el de Amsterdam: ¿por qué no intentar acercarnos a ese modelo de movilidad? ¿Por qué no superarlo? Entre todos haremos una movilidad para Valladolid como la de Amsterdam. Entre todos, mejor que Amsterdam, sin duda.

(Imágenes: Paseo Central del Campo Grande, foto MS, 2007. Amsterdam_bikes, procedente de www.sustainabilityninja.com. Y un paseo arbolado, imagen de la plantilla de wordpress).


10 comentarios

  1. saravia - 12 agosto, 2010 7:49 am

    Conviene definir con claridad la postura sobre puentes y pasarelas peatonales, pues se trata de uno de los puntos críticos del sistema.

    Responder
  2. P. García - 2 septiembre, 2010 9:17 am

    Urge también unir y extender el carril de bici, elemento que,a diferencia de otros sitios, puede revolucionar Valladolid. Apremia enlazar los carriles inconexos, agrandar los ya hechos, asegurar los aparcamientos de bicicletas, crearlos donde no los hay, incluso si es indicando la prioridad del ciclista con una raya de pintura en una calle angosta de La Rondilla…

    Responder
    • saravia - 3 septiembre, 2010 3:34 pm

      Sí. Tienes razón. Hay que plantear un sistema completo para la movilidad ciclista, compuesto por carriles, itinerarios, carriles en sentido contrario en calles de dirección única, calles de coexistencia peatonal y ciclista, calles de velocidad reducida, carriles bus-bici señalizados, etc. Comenzando, en cualquier caso, por la eliminación de puntos negros para el ciclista: alternativas a los túneles, señalizaciones de paso ciclista en las intersecciones, etc. Y todo ello complementado con la creación de aparcamientos para bicicletas en todos los barrios, incluso en los aparcamientos subterráneos para coches; y ubicados fundamentalmente en la proximidad a los intercambiadores de transporte, estaciones de tren, colegios y polideportivos, para que puedan ser utilizados por los trabajadores que se desplazan diariamente en transporte público. Pero por algún sitio hay que empezar. El problema no es, en mi opinión, el de definir todo, como el de determinar por dónde empezar. De tal manera que tenga tanto éxito y resulte tan claro que arrastre a la gente a confiar en esa forma de moverse.

      Responder
  3. CM - 8 septiembre, 2010 8:45 am

    Vuestras propuestas son muy interesantes. Estoy de acuerdo prácticamente con todo excepto con la política de aparcamientos. Sinceramente, creo que valladolid tiene una casuística particular que permite darle una vuelta de tuerca más. Me explico: Propongo un sistema que combine aparcamientos disuasorios atractivos y aparcamientos de rotación muy rápida en el centro.

    A- APARCAMIENTOS DISUASORIOS:

    A.1- Cuando habláis de aparcamientos disuasorios a varios km. del centro, ¿qué significa?, ¿dónde?. Valladolid no es tan grande. A varios km del centro… nos hemos salido de la ciudad.

    A.2- Valladolid tiene forma alargada. Desde el extremo norte de la ciudad (Campus Universidad) hasta el extremo sur de la ciudad (Vallsur) hay 6 km.

    A.3- En dirección este-oeste sin embargo la ciudad tiene un máx. de 3km de anchura. Especialmente desde la pza Mayor hasta el zonas libres en el oeste hay escasamente 1-1,5 Km. Además en esta zona existe una vía de gran capacidad (A-62) y calles que comunican rápidamente esta vía con el centro. ¿Por qué no aprovechamos esta situación? Podemos ubicar los aparcamientos disuasorios en esta zona. Es además aquí donde en la actulidad se concentran la mayoría de los centros administrativos de la ciudad.

    A.4- Entiendo que los aparcamientos disuasorios son para la población del Alfoz y de los barrios más alejados. Si a esa población, que coge el coche para llegar al aparcamiento disuasorio, no le das la opción de llegar realmente cerca del centro no los van a usar y van a seguir tratando de aparcar más cerca.

    A.5- Creo que estos aparcamientos disuasorios que propongo son realmete atractivos, dado que estarían cerca del centro (recordar que hablamos de 1km, 2 minutos en autobús en carril exclusivo, 15-20 min andando). De hecho los que existen en esta zona ya funcionan así: usos múltiples, feria de muestras, etc.

    A.6- Para potenciarlos y hacerlos aún más atractivos sería necesario crear recorridos más claros para llegar hasta el centro mediante la creación de calles peatonales y comerciales, sentido este-oeste que hagan la transición al centro agradable… algo que ahora mismo no es. También sería necesario un transporte público que actuase a modo de lanzadera (algo que funcionase muy rápido, con mucha frecuencia, incluso gratuito).

    A.7- Todo esto debería acompañarse de la peatonalización casi total del centro y de una política de aparcamientos rotatorios

    B.- APARCAMIENTOS ROTATORIOS

    B.1- Cuando desde IU se habla de aparcamientos a mucha gente le da miedo porque parece que significa que no se va permitir aparcar a nadie en el centro. Creo que es un error. Se debe poder aparcar pero por un tiempo máximo y pagando.

    B.2- Para ello propongo una mayor peatonalización y un sistema de aparcamientos rotatorios de verdad. Es decir con tarifas asequibles para una estancia máx de 30 min. (lo justo para hacer unos recados, ir al médico, unas compras rápidas, etc) y tarifas muy altas a partir de ese momento.

    B.3- Al igual que en Amsterdam, debería haber un sistema de recogida de tickets a la entrada del casco urbano, que te indique directamente en que aparcamiento o zona debes aparcar (dando diferentes opciones según la zona a la que te dirijas). En Amsterdam lo llaman Sistema Dinámico de Aparcamiento.

    B.4- Al peatonalizar el centro y dirigir a los vehículos directametne a los únicos sitios donde saben que pueden aparcar evitaríamos la gran mayoría de desplazamientos de gente dando vueltas buscando un sitio.

    Bueno, aquí os dejo mi propuesta, abierta, lógicamente, a cualquier crítica constructiva. Un saludo

    Responder
  4. saravia - 10 septiembre, 2010 7:33 am

    Hola, CM. Tu propuesta es interesante y trabajada. Tiene dos partes que se pueden tratar por separado, pues no se implican mutuamente. La primera se refiere a los aparcamientos disuasorios. Y aquí hay que decir, primero, que efectivamente nos planteamos organizar el sistema básico de movilidad saliendo del término de Valladolid, en coherencia con los municipios del entorno: ese es el tema principal. No podemos seguir organizando la ciudad sin tener en cuenta Tudela, Laguna o Arroyo, por ejemplo. Lo segundo: el aparcamiento de Usos Múltiples no puede considerarse disuasorio: no disuade de ir al centro, porque ya está en el centro. Es un aparcamiento que mete coches dentro de la ciudad. No es tan grave como el de Portugalete o Zorrilla, por ejemplo, pero, insisto, lleva tráfico hacia dentro. La relación con el transporte público debe ser muy buena y estar garantizada (es decir, la primera parte de tu punto A-5 y la segunda de A-6). Por último: tu punto A-7 es contradictorio: o peatonalizas más o metes más coches (ya sabes: a los aparcamientos hay que llegar en coche). Insisto: la política de aparcamientos es, por lo que sé, el punto crítico de las políticas de movilidad.
    Y entramos en el punto B. En mi opinión, y en la de prácticamente todos los estudios que conozco sobre el tema, los aparcamientos rotatorios en el centro son nocivos. De hecho, hay ciudades que están empezando a proponer vender las plazas que hay en el centro a los residentes y que no quede ninguna de rotación. Por sus características espaciales (y especiales) los centros como el de Valladolid pueden, y deben, en mi opinión, funcionar sin coches. No es necesario el coche particular para que el centro cumpla su función. Lo que hace falta es un buen transporte público, que haga innecesario ese coche. Ahí está el tema. Pero, por supuesto, se trata de un asunto sobre el que hay mucho que hablar y debatir.
    Muchas gracias de nuevo por tu trabajado comentario.

    Responder
  5. CM - 10 septiembre, 2010 12:38 pm

    Manuel, gracias por leer mi comentario y aportar tus críticas. Creo que desde IU deberíais explicar mucho más este tema. Es algo que, si otros partidos lo utilizan de manera demagógica, os puede hacer daño electoralmente. Por eso es necesario concretarlo más, con mapas, gráficos y quizás ejemplos más cercanos (tanto geográfica como culturalmente) de ciudades donde estos temas están mucho más trabajados (por ejemplo Vitoria)

    También deciros que creo que se avanza más dando pasitos cortos que no grandes zancadas con las que te puedes caer con todo el equipo. Por eso, aunque no son muy “ortodoxos” los aparcamientos disuasorios que propongo en mi idea, creo que serían más aceptados por la población. Hay que considerarlo como un primer paso que permitiría seguir avanzando.

    En cualquier caso me gustaría matizar algunos puntos de mi idea:

    Estoy completamente de acuerdo que la primera disuasión para evitar el coche es un buen transporte público. Con eso ya habríamos quitado muchos coches de la circulación. Pare ello considero esencial:
    1.- Que se alcance un acuerdo para el transporte metropolitano
    2.- Creación de carriles exclusivos.

    Nota: no entiendo como desde la oposición no le meteis muchísima más caña al alcalde con este tema. Después de haber remodelado, Paseo zorrilla (en la obra del aparcamiento subterráneo), Avda. Salamanca y Paseo Arco Ladrillo sin haber metido el carril-BUS… ¡ahora se da cuenta que es muy importante! …y vuelve a remodelar el paseo zorrilla (me imagino que en breve el resto de calles). Dado que se las da de buen gestor… ¡creo que no lo ha sido para nada en este caso!.

    En cuanto a mi idea de aparcamientos:

    Considero centro de Valladolid: el espacio delimitado por Avda. Isabel la católica, C/ San Ildefonso, tramo Paseo Zorrilla hasta Filipinos, Paseo Filipinos, C/ Estación, Labradores, D. Sancho, Huelgas, Real de Burgos, C/ Rondilla de Sta Teresa López Gómez, C/ Mirabel, y Pza San Nicolás.

    El problema del coche en el centro viene dado por un lado porqué está permitido el tráfico en casi todo él. Si la gente sabe que no puede llegar a un sitio en coche directamente no va. Por lo tanto mayor peatonalización.

    Por otro lado, hay que dar la opción de llegar al centro en coche porque para ciertas cosas puede ser necesario. Lo único que hay que evitar es que la gente crea que se puede ir en coche por cualquier lado y dejarlo ahí todo el día. Por eso deben ser de una rotación muy rápida, como máximo 30 min. mediante tarifas muy elevadas a partir de ese momento, y con multas a partir de determinado tiempo de estancia.

    Finalmente si directamente se indica a que aparacamiento hay que ir y lo diriges por las escasas calles (las justas y necesarias) en las que estará permitido circular creo que el tráfico se reduciría considerablemente.

    Es decir aparcamiento rotatorio si, pero para el que realmente lo necesite, que sera verdaderamente rotatorio (ahora no es rotatorio, aunque cobren por minutos), donde se indique y a través de únicamente de determinadas calles.

    En cuanato a los aparcamientos disuasorios continuo pensando que la zona donde mejor pueden estar ubicados es en el oeste de la ciudad. Insisto en que es una zona relativamente “vacia”, relativametne cerca del centro para ir a pie, con fácil acceso desde la A-62 (y por tanto desde las rondas). Es decir la gente no tendría que atravesar para nada ni los barrios ni el centro para llegar a estos aparcamientos sino que iría por vías de gran capacidad externas al municipio.

    De hecho en esta zona ya existen muchos aparcamientos sobre los que se puede trabajar. El aparcamientos del estadio y del auditorio están prácticamente desocupados durante toda la semana. Si en esos puntos se colocasen lanzaderas hacia el centro creo que se utilizarían mucho más por la población del alfoz. También creo importante trabajar en los recorridos peatonales desde esos aparcamientos hasta el centro (ahora mismo son desoladores) que hagan atractivo ir andando desde ahí, no sólo mediante paseos peatonales, sino también con la implantación de comercio y servicios.

    Un saludo.

    Responder
  6. saravia - 12 septiembre, 2010 9:24 pm

    Hola de nuevo, CM. Te contesto a tu último comentario. Dices que debemos explicarlo mejor: cierto, aunque no es fácil, porque debe hacerse de forma breve, y hay asuntos que exigen espacio. Pero, como sabes, no podemos hacer un tratado de cada punto. No obstante tienes razón: hay que explicarlo lo mejor posible. Mapas y gráficos: desde luego, siempre que podamos llegar (por medios, por tiempo), pero sin duda estamos convencidos de que es mucho mejor presentarlo con imágenes. Vitoria está muy bien, pero Amsterdam mejor: y todo el mundo sabe lo que significa Amsterdam, conoce gente que ha estado, lo ha visto en algún sitio. Creo que no está mal el ejemplo; aunque Vitoria también es útil. También te doy la razón respecto a que habría que dar “más caña” al actual equipo. Respecto a la propuesta de aparcamientos que planteas (y que concretas ahora más) la pasaremos a consideración de la Asamblea, cuando se vaya a determinar el programa definitivo. Sigo viendo problemas, pero no obstante puede discutirse. Muchas gracias de nuevo por colaborar.

    Responder
  7. Hugo Saravia - 18 octubre, 2010 11:14 am

    Hola Manuel:

    Mi nombre es Hugo Saravia. Soy de Salta, Argentina. Buscando en Internet algunos datos sobre mi hijo, cuyo nombre también es Manuel Saravia, me enteré de tu existencia, encontré tu blog y decidí escribirte. He leído algunas cosas de tu propuesta política y las comparto totalmente. Te deseo mucha suerte en las elecciones 2011.

    Un saludo cordial

    Hugo

    Responder
  8. saravia - 23 octubre, 2010 8:31 pm

    Hola, Hugo. Encantado de conoceros a tí y a tu hijo Manuel. Muchas gracias por los ánimos, que también os envío de vuelta para vuestros proyectos. Un abrazo.

    Responder
  9. resultado - 12 septiembre, 2012 2:38 pm

    Great post. Thanks a lot.

    Responder

Dejar un comentario